Centro Kinnet

Kinesiología, Rehabilitación Física y Gimnasia Médica.

Congestión nasal en bebés.

Publicado el


bebe

Prevención y Tratamiento en el Hogar.

Es muy común que los recién nacidos tengan congestión nasal aún cuando no se encuentren resfriados, así como también es muy común que el bebé tenga estornudos y tosa de vez en cuando.

El origen de la congestión nasal puede ser originado por causas ambientales, se debe revisar la habitación del bebé, asegurarse que sea ventilada adecuadamente, que no se están usando ambientadores que emitan gases contaminantes, que no entre humo de cigarrillo, que la ropa de cama este limpia, que las paredes del dormitorio estén libres de hongos o polvo. En caso que viva en un lugar con mucha humedad, será necesario adquirir un deshumedecedor. Las alfombras deben evitarse en este periodo.

Existen además causas asociadas a la propia alimentación del bebe, por tanto, siempre debe alimentarlo con los centímetros cúbicos o con los minutos aconsejados por el pediatra. Si se le brinda mas alimento del necesario, existe el riesgo de reflujo, lo que puede llevar leche a la nariz y ocasionar congestión.

Es también importante darse el tiempo adecuado para sacar los flatitos del bebe después de la alimentación, con unos 15 minutos como mínimo, con el bebe en posición vertical y dando pequeños golpes en la espalda, entre las escapulas. La mama debe sentir suavemente sobre su cuerpo la transmisión de las palmaditas.

Si la mama no tiene la posibilidad de amamantar y utiliza relleno, se debe revisar que la mamadera no tenga la tapa ajustada en exceso ya que tienen una válvula en esa zona destinada a permitir la entrada del aire  y evitar que se genere presión negativa dentro de ella, lo que dificulta la succión de la leche por parte del bebe y tiende a cansarlo y llenarlo de gases. En el mercado existen mamaderas con sistema anti cólicos, muy útiles para prevenir el exceso de gases en el bebe.

Finalmente, si la congestión es rebelde y no se limita con las medidas antes mencionadas, se debe realizar aseo nasal al bebe con alguna solución salina, tipo fisiolimp, por un periodo no mayor a 3 días y si es necesario, extraer la mucosidad con una pera de aspiración nasal, tapando una fosa y aspirando por la otra, cuidando hacer la tarea con suavidad. Si con todas las medidas antes mencionadas no se resuelve la congestión, debe consultar a su médico pediatra.

AUTOR: César Ahumada M. Kinesiólogo Centro Kinnet.

Noticia publicada en Sin categoría.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 4 =